miércoles, 27 de marzo de 2013

Aguas Negras.

He estado nadando en aguas negras durante mucho tiempo y los brazos se me van entumeciendo. Mi piel absorbe el agua y se va arrugando conforme que pasa el tiempo. Las arrugas me demuestran que me he parado a sentirlas, porque si no les estuviese prestando atención, entonces podría seguir nadando por mis aguas negras, con el propósito de llegar a aguas más claras.
Pero me he cansado y al final sólo soy yo, mis arrugas y mis aguas negras.

1 comentario:

¿Qué dices?