martes, 27 de noviembre de 2012

La cabaña

~ Pensarás que deliro, pero tengo la impresión que esa melodía tan hermosa, tenía matices de la que una vez recibí como regalo.~
---

Me instalé en los días oscuros y nublados del invierno de Julio y, sin embargo, es primavera.
La lluvia de aquellos meses se convirtió en una tormenta de nieve, que me dejó encerrada en una pequeña y fría cabaña, a la que entré por curiosidad y terminé atrapada bajo aquellas montañas de nieve.. La puerta no se abre y cuando, luego de varios intentos y de días sin tormentas, logro abrirla para sentir el frío aire y ver como mis pies se llenan de nieve, la cual, lenta y trabajosamente, comienzo a palear .
Vuelve a nevar con fuerza, cada vez que logro vislumbrar una parte de la senda que me ayudará a salir.
El proceso vuelve a repetirse, me devuelvo a la cabaña y cierro la puerta para no congelarme. Espero a que la tormenta pase, invento historias y converso con mis fantasmas.

Un día despierto y por el resquicio de una ventana logro captar rayos de sol, las verdes hojas de los árboles y cómo el viento es cálido y sopla de forma pacífica, allá, afuera.
Me levanto lentamente, me miro en un espejo sucio que nunca quise ocupar ése invierno. Estoy pálida por la falta de sol y quizás un tanto amarilla por la falta de aire estar al aire libre. El espejo me sonríe y me incita a ir hacia la puerta.
De manera casi masoquista, para generar un momento de suspenso magnífico, en el cual la puerta se abrirá y podré calentarme bajo el sol, giro la manilla de la puerta y la abro.

Y cae nieve dentro de la cabaña.

Desesperadamente intento palear con todas las fuerzas que tengo y que no tengo. Pero no funciona, la pared de nieve sigue intacta, sin dejarme salir.

Vuelvo lentamente a la cabaña, cierro la puerta y me siento en el suelo. Miro por la ventana los árboles verdes, los días primaverales. Afuera hay una hermosa primavera.


Al parecer, el tiempo se detuvo en el perímetro de la cabaña. 

Y no logro encontrar la manera para que vuelva a su curso normal.

.