miércoles, 28 de marzo de 2012

Triángulo Invertido



Buenas noches, gente que me lee.

Luego de mi anterior y triste entrada, sucedieron muchas cosas en pocas conversaciones. Algunas cosas positivas, otras no tanto, depende de dónde se le vea o cómo se le vea según el ánimo con el que se analizan.
No temo escribir aqui, un lugar público en donde alguno que otro seguidor lee, que sinceramente me siento más relajada del "asunto". Comprendí, en esas reflexiones de metro-micro, que un problema no es sólo de uno, sino de las personas que están en él y que si se quiere solucionar, todas las partes deben hablar y deben hacerlo de una manera respetuosa. Supongo que deben controlar un poco sus emociones, no verse golpeados por ellas y dejarles el mando de la conversación, porque así las cosas no funcionan.
Esto puede interpretarse como algo egocéntrico, debido a que suena como si se dijese que mientras las otras partes no quieran conversar, yo no haré nada y simplemente seguiré adelante, "move on" como dicen los gringos.

Pero la verdad es que yo pienso que no es tan así, como se lee. Creo que si una persona extraña a la otra, solucionarán sus problemas o por lo menos, tendrán una conversación en la cual expondrán lo que tienen que decir. Ambas se mirarán y por el recuerdo, sabrán que necesitan un tiempo de perdón, una oportunidad, por las cosas que vivieron.
Pero subrayo que ambas tienen que poner de su parte, no jugar a ser "el perseguidor y el perseguido".

Y bueno, para qué decir de que hay muchas cosas con las que no estoy de acuerdo y me parecen actos que, sin ganas de sentirme vieja, "a mi edad" no se hacen. Y no estoy hablando solamente de mi y de un caso puntual que ocurrió a mediados de noviembre del año pasado. Ese caso está en proceso de superación. No, no es ése caso del que estoy hablando. Es de otro, que le ha pasado a una persona que conozco y me hizo recordar un poco, mi caso.
Y a lo que voy es que la gente se cansa de esperar alguna reacción. Y cuando alguien se cansa no hay cómo convencerlo de que se levante y siga esperando, si no lo hace el mismo.


Sobre este aspecto, es lo que tenia que decir y, como tenia ganas de escribir acá, porque encontré que es una de mis tantas opiniones a las relaciones sociales, lo hice.

¿Sobre aquella que escribe?
Diría que está bastante cansada, sin tanto sueño, intranquila y confundida. Pero también está bastante en paz, no siente que tiene cosas pendientes o que debería hacer algo (además de estudiar, claro).
Sigue tomando café, menos que antes y sigue sonriendo, porque le nace, no por una obligación para con la sociedad y las máscaras que ellos visten.
Sigue con un humor bastante ácido y riéndo mucho (y haciendo reir) con él.


Aqui termino esta entrada, donde va de "general a particular", desde una opinión de relaciones sociales hasta el estado de esta Ghost Writer y de cómo la trata la vida.


Xoxo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué dices?