miércoles, 31 de agosto de 2011

Aquel ente.


Has repudiado las máscaras durante años, mas durante aquellos mismo usaste siempre una.
Logras respirar sin ella cuando la noche cae y las estrellas son únicos testigos de tu cara azul.
Tu cara azul se esfuerza diario por ser de un color más llamativo, pero no lo logra, la máscara se impone.

Sólo queda tristeza.

¿Te gusta la tristeza? ¿La gente triste? ¿Te gusta ver el suelo mirándote y alguien mirándote mirando al suelo? ¿Sí? ¿No? ¿Te es curioso?

Quizás sí y quizás no. O quizás son ambas. ¿Cómo? Pues vives en ella sin dejar que los demás puedan acomodarse. Son simples pasos. ¿Un mártir? No. ¿Un héroe? Tampoco.

¿Qué? ¿Quién?

Sólo un ente que busca ayudar.

Ayudar a aquellas máscaras que volando vienen y volando van. Que aterrizan para parar y otras para caer. O simplemente caminar en sólido. No más sueños ni nubes. Caminar todos juntos.
Caminar intentando deshacer los disfraces.
Intentando como sea, buscar una sonrisa sincera.
Como sea... sin máscaras.


2 comentarios:

¿Qué dices?