lunes, 23 de mayo de 2011

Salto a lo Incierto


Cuando abrí los párpados me encontré sentada en una banca, en un día de invierno. No estaba segura de qué estaba haciendo allí ni de cómo había llegado, pero decidí sentarme a esperar que el frío pasara.

Mientras más esperaba, más frio tenia, más fuerte nevaba.

Y tenia dos opciones: o me movía de allí y me lanzaba a lo incierto o me quedaba esperando que mi futuro siguiese el curso planeado en este invierno.

Fue cuando decidí dejar esa banca, levantarme y caminar hacia delante, quizás algunas veces mirando hacia atrás.

A medida que avanzaba, me di cuenta de que el invierno iba a acabando y poco a poco el paisaje comenzaba a variar.

Y recordé.

Recordé cómo habia llegado a aquella banca. Me habia ido a sentar allí porque eso estaba determinado para mi.

Y entonces entendí de pronto, que nadie podia destinarme a esperar.
Que nadie predetermina mi futuro.
Ni las piedras, ni las cartas, ni adivinos ni gitanos.

Nada determina mi futuro. Yo voy creándolo.

Así fue como decidí entregarme a lo incierto, a la sopresa del presente.

Decidí vivir sin saber nada. Sin importarme lo predestinado.

Decidí vivir realidades e ilusiones.

Decidí soñar.







1 comentario:

  1. Digo que no soy nadie para decirte o interpretar
    digo que no soy nada para ti
    digo que no estoy para ti en ningun momento que no sea el ahora


    FLKL

    ResponderEliminar

¿Qué dices?